||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||

El proyecto educativo del centro

Nuestra seña de identidad es la  innovación pedagógica que caracteriza a los centros educativos de jesuitas y con el objetivo de formar personas integrales –competentes, conscientes, compasivas y comprometidas– para una sociedad diferente enmarcada en pleno siglo XXI.

Un modelo educativo innovador, sólido y riguroso,

para formar personas con capacidad de transformar el mundo

Proponemos un proyecto educativo centrado en la formación integral de las personas y basado en cuatro ejes fundamentales: Aprender a ser, aprender a saber, aprender a convivir y aprender a vivir la fe

Ser, saber, convivir y vivir la fe

 

 

Queremos hacer pasar a nuestros alumnos del pensamiento ajeno al pensamiento propio, de un estado receptivo a una pasión creativa personalizando el proceso de aprendizaje.

 APRENDER A SABER

 

Queremos educar en cada una de las múltiples dimensiones de la condición humana: la intelectual, la afectiva, la ética, la estética, la religiosa, la creativa, la física... con una visión integradora.

 APRENDER A SER

 

El colegio, promueve la reflexión sobre la fe y su vivencia proponiendo el Evangelio, ofreciendo acompañamiento, integrando la fe y la vida, dando imagen viva de la Iglesia y dialogando desde la fe con el mundo y la cultura.

 APRENDER A VIVIR LA FE

Aprender a convivir es aprender a querer, a aceptar, a renunciar, a no ser el centro de todo, a mirar con los otros la vida.

 

La persona es única e irrepetible, pero necesita otras personas. Uno mismo aprende a ser gracias al aprecio, la aceptación y el reconocimiento de los otros.

 APRENDER A CONVIVIR

         TENEMOS UNA HISTORIA

 

IGNACIO:

Nuestro centro se inspira en la visión dinámica de Ignacio de Loyola y en su proceso de maduración humana y cristiana

 

BURGOS:

En 1552 se funda el primer colegio de la

Compañía de Jesús en Burgos. Después de 500 años, los Jesuitas seguimos educando en Burgos.

 

         NOS IMPORTAN LAS PERSONAS

 

Todo el mundo busca ser feliz, pero la felicidad personal no viene únicamente por la acumulación de medios materiales.

 

Frente al poder de las cosas, apostamos por las personas, por cada persona, por el desarrollo de personas libres que puedan autorrealizarse en todas sus dimensiones: racional, física, afectiva, psicológica, ética, estética, social, espiritual  …

 

         NOS IMPORTA NUESTRA SOCIEDAD

 

Vemos en la formación un medio para mejorar el mundo. Ello nos empuja a continuar en esa línea como contribución a la sociedad actual. Una educación para transformar a las personas y a la sociedad, con un énfasis especial en el compromiso con las personas más desfavorecidas y alejadas de las oportunidades sociales.

EXPERTOS EN EDUCAR

 

Educar no es tanto enseñar conocimientos cuanto formar para la vida. Y eso se hace entre todos los que participamos en este proyecto educativo: alumnado, familias y equipo educativo.

          CON ESTILO PROPIO

 

Tenemos presente el contexto y las circunstancias de cada persona y creemos en un  ambiente en el que la relación pueda ser confiada y colaborativa, y en el que se perciba una exigencia que invite a sacar lo mejor de cada cual.

Se aprende mejor de lo que se experimenta, de la experiencia, que no consiste solo en lo que pasa por la cabeza, sino en la que se pone en juego las capacidades corporales, creativas, intuitivas, afectivas, sociales y espirituales.

La reflexión debe llevar a la acción. Promovemos personas consecuentes, por ello impulsamos cambios profundos que lleven a las personas a definirse y tomar postura interna y realizar acciones exteriores.

          NOS ATRAE LA PROFUNDIDAD

 

Favorecemos el aprendizaje y el crecimiento de cada persona en profundidad. Para ello es imprescindible trabajar la dimensión espiritual, y abrirse a las grandes preguntas que dan sentido a la existencia, sintiéndonos humildes y con el corazón abierto, en solidaridad con toda la humanidad y toda la creación.

Es necesario descubrir la propia vocación como llamada, cultivar una visión compasiva y solidaria de la realidad. Y todo ello como un modo de vivir, que en este centro estamos llamados a trabajar en todos sus ámbitos.

 

 

Invitamos a plantearse la vida en serio,

con todas sus preguntas …

con todas sus consecuencias …

y a buscar respuestas …

Formar hombres y mujeres para los demás,

responsables de sí mismos y del mundo que les rodea

y comprometidos en la tarea de transformar nuestra sociedad.

Burgos

          EXPERIENCIA DE DIOS

 

Ha sido el motor fundamental para estar donde estamos. Creemos en el Dios de Jesús, que potencia la importancia de de la persona y de un modelo de sociedad diferente, que procura que quienes creemos en él no vayamos cada cual por nuestro lado, sino que formemos comunidad, nos apoyemos y compartamos lo que somos y tenemos.

En la travesía hacia el mundo que Dios quiere, creyentes y no creyentes tenemos sitio. Todas las personas estamos convocadas a ese horizonte último de humanidad.

Los creyentes lo hacemos en diálogo con Dios y con la experiencia y  lo recibimos en clave de gracia, como don y respuesta. Los no creyentes lo expresan en términos de crecimiento y plenitud humana.

© 2017

La Merced y

San Francisco Javier

Burgos

Calle Diego Luis de San Vítores, 1    ·   09002 Burgos   ·   947 266 250